Embajadora del Estado de Israel Señora Nina Ben Ami;
Autoridades y representantes nacionales,
Presidente del Comité Central Israelita del Uruguay Sr. Sergio Gorzy; Presidente de la Comunidad Israelita del Uruguay, nuestro anfitrión esta noche, Sr. Alberto Buszkaniec,
Presidente de la Federación Juvenil Sionista, Óscar Sapolinsky;
Vicepresidente del Likud Mundial Sr. Mauricio Oberlander,
Sres. Premios Jerusalem
Rabinos; dirigentes y líderes comunitarios
Periodistas, amigos, jóvenes y muy especialmente el nominado premio Jerusalem 2015, Gerardo Sotelo, ¡bienvenidos!

 

sergio dodel presidente osuHoy celebramos el vigésimo sexto Premio Jerusalem consecutivo.
El legendario intendente de Jerusalem Tedy Kolek y el presidente de la Organización Sionista Mundial Simja Dinitz, instituyeron este Premio en 1990, como forma de expresar el reconocimiento del pueblo judío a las personas que han bregado por el respeto y la vigencia plena de los Derechos Humanos y la convivencia pacífica entre los pueblos, que han testimoniado a través de su prédica y su acción la solidaridad con el pueblo judío, y que han tenido una actuación distinguida en el campo de las relaciones de amistad entre la República Oriental del Uruguay y el Estado de Israel.
Desde entonces, la Organización Sionista del Uruguay, en su representación, año tras año, galardona a un nuevo homenajeado.
Todos los premiados en el transcurso de estos 25 años pasados llevan con orgullo en su currículum, haber sido elegidos Premio Jerusalem.
Todos coinciden en reconocer la trascendencia milenaria de Jerusalem, el aporte de los judíos al conocimiento y la cultura universal, su derecho a la tierra de Israel y resaltan las excelentes relaciones, desde sus inicios, entre Israel y Uruguay.


Durante más de 2000 años, Jerusalem fue dominada por diversos Imperios. A pesar de las conquistas y persecuciones, los judíos siempre permanecieron allí, y cuando fueron expulsados tuvieron el coraje de levantarse ante la adversidad y sus efectos destructivos, una y otra vez, y regresar a la ciudad sagrada.
Jerusalem fue siempre la capital del pueblo judío y de ninguna otra nación.
Sólo el pueblo judío la eligió como capital en la antigüedad, y la volvió a elegir nuevamente como capital al renacer como Estado soberano en 1948.
David Ben Gurión, quien fuera el primero en ocupar el cargo de Primer Ministro de Israel, declaró: "El valor de Jerusalem no puede ser medido, pesado o puesto en palabras. Si una tierra tiene un alma, Jerusalem es el alma de la tierra de Israel".

 

Jerusalem no sólo es la capital política de Israel. Jerusalem es la capital eterna del Pueblo Judío.

 

Si la democracia israelí es admirable, lo es más aún por tratarse de una democracia en constante amenaza existencial. Ante la enorme complejidad de la situación en la región, muchos ceden ante la tentación de entenderla y opinar basándose en esquemas sencillos y generalizados prejuicios.

 

Nuestro homenajeado, Gerardo Sotelo, en un artículo que escribió, sobre la guerra de Gaza, en julio de 2014, afirma: "mientras que Hamás pretende la desaparición de los judíos y de su Estado Nacional y la imposición de una teocracia islámica sobre toda Palestina, Israel pide que Hamás deje de bombardear su población civil como ha hecho día tras día desde que arrebató el gobierno de la Franja de Gaza por la fuerza a sus hermanos palestinos de Fatah".

 

En otro artículo, publicado en agosto de 2014, referente a una manifestación en nuestro querido Uruguay contra Israel, Sotelo sostiene:" quizás no se trate de antisemitismo e hipocresía sino simplemente de ignorancia, la madre de toda discriminación".

 

Más recientemente, en un reportaje realizado por el reconocido Semanario Hebreo, manifestó: "soy amigo de Israel, incluso sería amigo de un Estado Palestino si éste actuara conforme al derecho internacional, si enseñara la tolerancia étnica, religiosa, de género de toda especie entre los seres humanos".

 

Este premio del día de hoy no es sólo un mérito por la amistad con el pueblo judío y el Estado de Israel.
Es el sentir de los uruguayos judíos que padecimos, además del dolor provocado por el conflicto armado de julio de 2014, la ola de antisemitismo resurgida en todo el mundo y lamentablemente también, en nuestro país.
Los falsos argumentos que esgrimen coinciden con una realidad fraguada, "fotomontada" por cierta prensa y por ideologías sesgadas por prejuicios discriminatorios. Se dirigen contra quienes, tras su odio al Estado de Israel, traen al presente mitos, mentiras e injurias sobre cualquier ciudadano del mundo, o ciudadano uruguayo sólo por ser judío.
Quizás este tipo de actitudes deberían ser las esperadas o la norma, y muchos se pregunten por qué decidimos premiar a alguien por hacer lo correcto. Pero en el mundo en el que vivimos, en el que es políticamente correcto defenestrar al único Estado Judío del planeta, queremos reconocer la postura de nuestro homenajeado que demuestra valentía y coraje intelectual.

 

A pocos días de haber comenzado el año judío 5776 y deseando que éste sea portador de la tan ansiada paz, Israel y su capital eterna otorgan el Premio Jerusalem 2015, a través de la Organización Sionista del Uruguay, con profundo orgullo y admiración, a nuestro amigo Gerardo Sotelo.

 

Sergio Dodel
Presidente
Organización Sionista del Uruguay

Subir